PP, BNG y PSdeG analizan el Atlas de Economía Digital: “Hace más transparentes a las empresas”

Pedro Puy, Mon Fernández Alfonzo y Xoaquín Fernández Leiceaga convienen en que el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida, nuevo proyecto de Economía Digital Galicia, es una buena iniciativa, que aporta un tipo de información que la ciudadanía cada vez demanda más sobre el empresariado

Mon Fernández, Pedro Puy y Xoaquín Fernández Leiceaga analizan el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida

Mon Fernández, Pedro Puy y Xoaquín Fernández Leiceaga analizan el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida

Los partidos con representación en el Parlamento de Galicia, PPdeG, BNG y PSdeG, han analizado las virtudes y potencialidades del Atlas Gallego de la Empresa Comprometida, nuevo proyecto de Economía Digital Galicia, que busca ir más allá del concepto habitual de Responsabilidad Social Corporativa y aportar una información diferencial sobre el grado de relación y compromiso de la empresa con su entorno inmediato, la comunidad gallega. El Atlas, que se puede descargar en la propia web de Economía Digital, se ha elaborado con la colaboración de 60 grandes y medianas empresas de la comunidad, que en 2019 sumaron una facturación global de 43.291 millones de euros y que generan 238.906 empleos directos.

Por parte del grupo parlamentario del PPdeG, su portavoz, Pedro Puy, destaca que “todo lo que sea estudiar y analizar el compromiso social de las empresas gallegas es importante, dado que vivimos en una sociedad que cada vez valora más ese compromiso con el medio ambiente y las buenas prácticas empresariales”. El Atlas de Economía Digital mide el grado de compromiso de una empresa con su territorio desde distintas variables: Buen GobiernoMedio AmbienteEntorno Personas.

Margen de mejora para la empresa gallega

“Como bien se refleja en las propias conclusiones de Atlas, la empresa gallega tiene un amplio margen de mejora, pero confiamos en que, en un futuro no muy lejano, estos resultados sean mucho más positivos, para lo que contarán, sin duda, con el apoyo de las administraciones”, indica el portavoz parlamentario, que destaca no solo la iniciativa de Economía Digital Galicia, sino también la colaboración de las 60 empresas participantes. “Animo a seguir trabajando en próximas ediciones para poder ajustar más los resultados a la realidad económica y social de Galicia”, añade.

“Poco a poco, las empresas gallegas están asumiendo la importancia de proteger y preocuparse por aspectos como el medio ambiente o la igualdad entre hombres y mujeres.  Estamos seguros de que, cada vez, serán más las medidas que se adoptarán en las empresas para avanzar en aspectos como el cuidado del medio ambiente o la igualdad y, a la vez, también aumentará el propio número de compañías que incorporen en sus objetivos estos aspectos”, apuntan desde el grupo parlamentario del PP gallego, que incide en la necesidad de que el empresariado cuente, para este objetivo, con el respaldo de las administraciones.  “Consideramos que es esencial el apoyo que desde la Xunta se está prestando a las empresas para implantar medidas de conciliación de la vida familiar y laboral, así como de cuidado de nuestro medio”, resuelve.

«Las empresas deben ser funcionales para las sociedades más próximas»

El portavoz de Economía del BNG, Ramón Fernández ‘Mon’, ha puesto en valor el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida por su «enfoque» y su «intencionalidad». «Que se hable abiertamente de que el contorno es Galicia, así como querer huir de las cuestiones estrictamente de RSC, me parece muy loable«, dice el diputado, quien también reivindica que cuando «todo parece que tiene que ser global e internacional» es importante recordar que «las empresas deben ser funcionales para las sociedades más próximas».

«Hablamos de un estudio con expectativa casi académica. A ese nivel habría que considerar que, ante tanto que se habla de transparencia, participación o RSC, este trabajo parece buscar hasta donde las empresas van más allá de sus obligaciones legales y hasta donde forman parte de las sociedades en las que se asientan y comparten valores. Pues bien, echo de menos que se tenga en cuenta que hay toda una población dentro de la empresa», dice Ramón Fernández en referencia a los trabajadores y sus representantes.

En su análisis, el diputado apunta que «una crítica que se le puede hacer a este trabajo y casi a cualquier trabajo o estudio económico y empresarial que se presente es que en ninguna de las cuatro variables se trata qué tipo de relación existe entre la parte corporativa y entre la dirección de personal o el personal».

«Hay un porcentaje muy elevado de empresas, el 64%, que dedican parte de su presupuesto a actividades con instituciones de la sociedad civil, algunas con acuerdos estratégicos. Sin embargo, una cosa es patrocinar al equipo de fútbol del sobrino y otra que el Estado español es uno de los más rácanos con la participación de los representantes del personal en la gobernanza de las empresas. Sacas el caso de Navantia, donde hay un representante del personal en el consejo de administración, y ya está», expone.

Es precisamente en este aspecto donde el portavoz económico del BNG deja una sugerencia de cara al futuro: «Entiendo que la necesidad de objetivar las variables provoca que se pierda esa valoración más subjetiva. Esto puede provocar que Sogama, que aún siendo discutible su tipo de actividad, pueda sacar tres estrellas en medio ambiente cuidándose de tener todos los certificados. O en el caso de Borgwarner, que es una empresa que está amenazando con deslocalizar la producción a los representantes laborales. ¿Cómo se mide eso en un estudio? Creo que se puede conseguir y habría que mirar la manera de hacerlo».

«Servirá para contrastar imagen y realidad»

Por su parte, el senador y presidente del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, califica el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida como “una iniciativa feliz”. “Lo es porque cubre un hueco en el perfil de los agentes empresariales que actúan en Galicia y porque se alinea con las tendencias recientes que consideran que las empresas deben hacer algo más que generar valor a corto plazo a sus accionistas (que también), ya que deben manifestar un compromiso a largo plazo con los valores sociales más amplios, desde la sostenibilidad al bienestar, la igualdad y la participación», esgrime el socialista.

“Esta iniciativa hace más transparentes las políticas de las empresas y hará posible contrastar la imagen pública de las mismas con la realidad de su funcionamiento”, explica el senador. Servirá el Atlas, incide, para “detectar aquellas empresas que son líderes en uno o en otro ámbito, pero también las que deben de ponerse al día para cumplir con las exigencias recientes de sus clientes, de sus trabajadores y de sus accionistas”.

En el apartado de sugerencias, Leiceaga propone introducir una medición más extensa del compromiso empresarial con la igualdad de género “en ámbitos diversos, desde su participación en consejos de administración a cargos directivos a la corresponsabilidad en la crianza de los hijos”.